top of page
Buscar
  • Paola Teran

¿Cómo saber si una propiedad es buena compra?

La compra de una casa supone una inversión importante y esta decisión tendrá una gran influencia a lo largo de tu vida. Por eso, es normal que aparezcan dudas y miedos sobre si estás haciendo una buena compra o no.


La intuición y las emociones desempeñarán un papel importante para la decisión final de la compra de una vivienda, pero existen otros factores que el futuro propietario debe tener en cuenta antes de decidirse:


1. Localización: debemos conocer es en qué zona deseamos comprar y qué servicios e infraestructura necesitamos que estén disponibles en ella. Es de mucha utilidad realizar una evaluación sobre la distancia entre nuestra futura propiedad y la escuela, el transporte, el supermercado, por mencionar algunas instituciones o servicios con los cuales interactuamos diariamente. De la misma manera, tendríamos que determinar los servicios públicos que esperamos: vigilancia, calidad de pavimentos y banquetas, suministro de agua, luz, gas, alumbrado, telefonía entre otras.


2. Presupuesto: lo primero que nos preguntará nuestro especialista es de qué presupuesto disponemos. Aquí lo importante es considerar la enorme oferta que existe actualmente para aumentar nuestras posibilidades financieras También es importante comparar el valor del inmueble con el de otras ofertas de la zona en la que se sitúa.


3. Entorno: analizar el entorno tanto general como particular es muy importante. Para ello, es útil imaginarnos las rutas de entrada y salida entre la casa y los destinos más frecuentes que tendremos. También analizar en detalles la calle donde se ubica el inmueble, observar el flujo vehicular, los servicios disponibles, los árboles o cualquier elemento favorable o desfavorable. Si se trata de una propiedad finalista hay que realizar visitas en distintos días y horarios, considerar sus rutinas y si se puede, hablar con los vecinos para obtener información detallada.


4. Terreno y construcción: aunque posteriormente verifiquemos con mayor precisión la superficie del terreno, debemos pedir que nos comprueben el dato. Ubiquemos los puntos cardinales e imaginemos cómo serán los efectos de la trayectoria diaria del sol. Y no olvidemos tomar en cuenta las vistas desde el inmueble, tanto agradables como desagradables. De la misma manera que lo hicimos con el terreno, comprobemos la superficie construida. Recordemos que nos venderán cada metro cuadrado construido, por ello es importante tener bien cuantificado el producto que compraremos. Es conveniente realizar la inspección de pisos, paredes y plafones en cada habitación, estudiemos con cuidado la calidad y el mantenimiento de los acabados. Y no olvidemos revisar los muebles de baño y de cocina, equipos especiales, accesorios, canc

elería y herrería.



5. Antigüedad del inmueble: conocer la edad del inmueble nos servirá para comparar con otras opciones e intuir el estado de conservación de las instalaciones ocultas, por ejemplo las tuberías del agua. En caso de que el inmueble hubiese sido remodelado, preguntemos en qué consistió exactamente cada una de las modificaciones y cuándo se realizaron.


Finalmente discutamos con nuestra familia sobre la mejor opción. Y por supuesto una buena alternativa de asesoría es contratar a una agencia inmobiliaria desde el principio para que te ayude a realizar la compra más importante de tu vida.


 

Ahora que ya conoces los puntos claves a tomar en cuanta a la hora de comprar un inmueble, recuerda que SAAX Inmobiliaria cuenta con los mejores consultores especializados que te podrán ayudar a conseguir rápidamente tu inmueble ideal.







10 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page